Todo lo que necesita saber sobre la disfunción sexual post-ISRS (PSSD)

Mientras intento por centésima vez mandar a la lona a uno e inevitablemente fallan miserablemente, me veo obligado a rememorar que cuando tomo inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), venir puede sentirse como un deporte descarado. Sintiéndome pegajoso y avergonzado (y poco frustrado), no me queda otra opción que guarecer mis juguetes y lubricantes, darme la dorso y tratar de obtener poco de energía.

De acuerdo a Servicio Franquista de Sanidad datos, ahora hay casi medio millón más de adultos que toman antidepresivos que en 2021. Entonces, sepa que no está solo. Para muchas personas a las que se les recetan antidepresivos, son un guindola necesario y fundamental. Pueden alterar la vida de la mejor modo, pero todavía pueden producir bienes secundarios que son desalentadores.

La disfunción sexual y los ISRS pueden ir de la mano para personas como yo. De hecho, es informó que casi 100 por ciento de las personas que los toman experimentan algún tipo de bienes secundarios sexuales. Cuando dejé de tomarlos, mi entusiasmo y vigor de masturbación regresaron rápidamente, pero para otros, puede ser una historia muy diferente. Uno envuelto en una vergüenza inquebrantable.

VER TAMBIÉN:

¿Cómo afectan los antidepresivos a tus orgasmos?

¿Qué es la disfunción sexual post-ISRS, o PSSD?

La disfunción sexual posterior a los ISRS, o PSSD, es poco que las personas sienten cuando dejan los antidepresivos (no se conoce el número exacto de personas afectadas porque se ha investigado muy poco al respecto, en parte correcto a “inconsistencias” de la comunidad médica sobre cómo diagnosticarlo, pero la investigación que existe nos dice que es prevalente). la condición era solo agradecido por los reguladores en 2006a pesar de los informes que surgieron en 1999.

Expertos como el profesor de psicología David Healy de la Universidad de Bangor y autor de Antidepresivos y disfunción sexual: una historiaestán discutiendo el prevalencia del finalidad secundario, afirmando que: “El 10 por ciento de las personas sexualmente activas en los países desarrollados toman antidepresivos de forma crónica. Por lo tanto, casi el 20 por ciento de la población puede no ser capaz de hacer el coito como quiere”. Continúa explicando que en algunas áreas desfavorecidas, la número puede ser mucho longevo.

En casi todos los casos, las personas que sufren de PSSD han experimentado algún tipo de disfunción sexual. tiempo tomando medicamentos antidepresivos adicionalmente de a posteriori de que dejen de hacerlo. “Es muy importante que la parentela entienda qué es, lo reconozca lo antiguamente posible y comprenda su complejidad”, le dice a diedos Alessio Rizzo, psicoterapeuta certificado. “La disfunción sexual ISRS es una de las principales razones por las que las personas dejan de tomar medicamentos antidepresivos, lo que puede provocar un pérdida de los síntomas inmediato con la privación”.

Rizzo explica que el PSSD es difícil, con múltiples factores que mueven hilos psicológicos y físicos. Asimismo hay factores ambientales a considerar, como la exposición al estrés, las relaciones, el trabajo y el capital. Y, si admisiblemente puede sentirse inherentemente reconfortante reparar que un problema es una alternativa tratable, todavía limita las rutas de intervención y comprensión, dos cosas que aventajar PSSD requiere por la carga del cubo.

“Se puede obtener mucho simplemente prestando atención al flanco humano de lo que sucede en determinado que está afectado por PSSD”, dice Rizzo. “Siempre recomiendo que las personas exploren todas las opciones, desde los medicamentos hasta la terapia de conversación”.

¿Quiénes son los más afectados por el PSSD?

La verdad es que cualquiera puede hallarse afectado por PSSD porque cualquiera puede hallarse afectado por una disfunción sexual.

“Sabemos que parece afectar a todos los sexos, a todas las edades, a todas las etnias, por lo que no parece estar relacionado con ningún de los parámetros habituales que consideramos”, dice Rizzo. “Sin confiscación, es diferente si determinado tiene una vulnerabilidad preexistente a la sexualidad, y este espectro es enorme, podemos tener lugar de una víctima de injusticia sexual a personas que son miembros de la comunidad LGBTQ”.

Rizzo explica que las personas que tienen más aventura de depresión y ansiedad, como las de la comunidad LGBTQ, son no están destinados a una enfermedad mental, pero pueden tener más probabilidades de desarrollar enfermedades como la depresión y la ansiedad. “Debemos tener cuidado de no patologizar la disfunción como un problema exclusivo de sobrevivientes de injusticia sexual y LGBTQ”, agrega, “porque puede impedir que las personas que no se identifican con estas dos experiencias busquen ayuda”.

VER TAMBIÉN:

Ser andrógino puede afectar tu sanidad mental. Esto es lo que puede hacer al respecto.

Cerca de del 30-50 por ciento de las personas estudiar formas leves de disfunción sexual antiguamente de tomar antidepresivos, lo que significa que podrían encontrar síntomas preexistentes exacerbados por la terapéutica. Asimismo podría significar que poco más está causando la desregulación del ciclo de respuesta sexual (la conexión entre el deseo y la excitación, la excitación, el clímax y la resolución), como el dolor, la sensibilidad y el trauma pasado. Colectivamente, estos se conocen como predisposiciones.

La disfunción sexual de cualquier tipo puede ser una experiencia tremendamente aislante.

Por eso es importante afrontar un proceso de sanación de forma holística. Si admisiblemente los medicamentos pueden ayudar con la estabilización del estado de humor, las terapias de conversación como la TCC (terapia cognitiva conductual) pueden ayudar a apoyar la curación al modificando las vías del pensamiento (esto se lumbre neuroplasticidad y describe la modificación de comportamientos químicamente incrustados en nuestro cerebro). Por lo tanto, las personas con síntomas preexistentes, o que están predispuestas a la disfunción sexual, pueden aparecer al fondo de lo que está interrumpiendo su ciclo de respuesta al placer y enfrentarlo en un entorno seguro.

¿Cómo superamos la vergüenza del PSSD?

Para muchas personas, charlar de sexo va seguido de cerca por sentimientos de vergüenza. Asimismo debemos rememorar que existe un estigma cultural en torno a la sanidad mental y el sexo, lo que hace que sea aún más difícil para algunos charlar o reconocer que tienen un problema. Un estudio realizado por la Biblioteca Franquista de Medicina encontró que los jóvenes son especialmente propensos a estudiar vergüenza cuando se deje de cualquier forma de experiencia sexual, y mucho menos de una que implique problemas.

Como tal, la disfunción sexual de cualquier tipo puede ser una experiencia tremendamente aislante, dejando a las personas aferrándose a un clavo ardiendo y sintiendo una gran agitación interna. Todo esto se ve agravado por el ciclo de depresión y ansiedad que lentamente devora cualquier forma de autoestima.

VER TAMBIÉN:

Los hombres necesitan charlar de sexo de modo diferente. Así es cómo.

Los ISRS aumentan los niveles de serotonina en el cerebro, lo que tiene un finalidad dominó en las estructuras anatómicas de nuestro sistema reproductivo. Los bienes de esto incluyen la incapacidad de sostener o producir una rigidez, sequedad vaginal, eyaculación y anorgasmia (desaparición de clímax). Esto es, impartir, porque Los ISRS inhiben la producción de óxido nítricoque afecta en gran medida la forma en que el cuerpo se relaja y evita activamente que la parentesco llegue a los genitales.

Ni una sola parte de esta experiencia se debe a que hay poco mal contigo o con tu cuerpo.

Recuerde que carencia de esto está bajo su control cuando toma ISRS. No importa cuán cachondo te sientas o no, ni una sola parte de esta experiencia se debe a que hay poco mal contigo o con tu cuerpo. Lo mismo puede decirse de PSSD. Aunque los investigadores no lo comprenden ni están de acuerdo en cuanto a cómo se produce, hay esperanza. Se sugiere que sólo investigación futura tiene la respuesta y que podría estar en aquellos que no desarrollan PSSD, pero solo el tiempo dirá si este es el caso.

Crear un espacio para la curación.

La enfermedad mental puede sentirse conveniente implacable. Los bailes recurrentes con depresión y ansiedad fluctuante pueden sentirse como una lucha de Sísifo.

No debemos desacreditar la capacidad de los ISRS para salvarnos del despeñadero. Y, si admisiblemente sé (créanme) que perder la función sexual por un tiempo puede parecer la chispa que colmó el vaso, no lo es, y suspender la terapéutica abruptamente no es la respuesta. Cualquier cambio propuesto en su ingesta de medicamentos debe discutirse con un médico, ya que la privación de ISRS causa bienes secundarios que debe tener en cuenta. Eso no significa que si le preocupa el PSSD no pueda hacer algunos cambios en los antidepresivos que ya toma. “El punto más importante de la intervención es despabilarse información de antemano y controlar no solo las disfunciones sexuales, sino todavía cualquier otro finalidad secundario, desde el aumento de peso y la pérdida de creatividad, todo eso”, explica Rizzo.

Un estudio realizado en 2016 sugiere evitando el ISRS Paroxetina, ya que tiene la longevo incidencia de causar disfunción sexual. Pero, si le aconsejan que tome un ISRS, se recomienda que la sertralina y la fluoxetina tengan el pequeño impacto en su vida sexual. Si los síntomas persisten, pida que le cambien a un antidepresivo marginal o agregue un antidepresivo adyuvante (piense en un suplemento). Sin confiscación, siempre consulte a su médico antiguamente de tomar o cambiar medicamentos. Detenerse, picarse y cambiarse sin la aprobación de un médico es un boleto infernal de ida a una privación trascendental (créame), con síntomas neurológicos muy desagradables.

Sin confiscación, Rizzo reconoce que la autodefensa no siempre es una tarea tratable para determinado que sufre problemas de sanidad mental. “Es posible que las personas no se sientan con el derecho de pedir poco diferente, especialmente si están deprimidas. No pueden reafirmarse para retornar al médico de sitio de honor y tener el coraje de sostener que esto no me está funcionando, los bienes secundarios son muy malos”. .”

Si ya dejó sus antidepresivos y está experimentando PSSD, Rizzo sugiere explorar qué factores estresantes externos podrían estar contribuyendo a su desregulación. “Lo llamaría un enfoque amable: reconozca y acepte que lo que estaba apto para usted antiguamente no es temporalmente apto, y está admisiblemente”, dice Rizzo.

“Si puede comenzar con esa mentalidad”, continúa, “puede comenzar a pensar en otros placeres que aún podrían estar disponibles para usted”. Asimismo hay otras cosas que puedes hacer, como charlar con tu pareja.

Rizzo explica que necesitas construir tus respuestas de placer de debajo alrededor de en lo alto, lentamente, con expectativas limitadas. Cosas como caricias sensuales, familiarizarse con su espécimen sin expectativas de clímax o excitación completa. De esta modo, puede comenzar a permitir que su cuerpo salga del estado simpático y entre en un estado parasimpático, donde es más probable que se relaje y disfrute de estímulos placenteros. Si deja la terapéutica y sigue siendo bombardeado por el estrés del trabajo, el pasar de un flanco a otro y las preocupaciones por el capital, entonces el cuerpo no podrá salir de ese espacio de ansiedad.

La recuperación no es seguido. Tómese el tiempo para descansar completamente y recalibrar. Y, en caso de duda, consulte a su médico de sitio de honor para obtener más opciones, como terapias de conversación o medicamentos alternativos. Como dice Rizzo, “Recuerda que hay dilema, la dilema es tu derecho”.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post

La mejor oferta de HP: obtenga una computadora de escritorio todo en uno HP por $ 80 de descuento.

Next Post

Acer Spin 714 Chromebook a la venta: ahorre $ 250 en este híbrido de computadora portátil y tableta de cuatro vías.

Related Posts